Ciberconvivencia

Noticias sobre la convivencia entre internautas


Deja un comentario

Convertir las salas de estar en ciberespacios comunes, esencial para la convivencia digital familiar

Son muchas las voces que llevan tiempo alertando sobre las consecuencias de que niños y adolescentes pasen tanto tiempo solos en su habitación y de la ausencia de comunicación entre hijos y padres. Una de esas consecuencias tiene que ver con el acceso a las TIC.

En la actualidad el 40% de los menores españoles (de entre 9 y 16 años) se conectan a la Red desde su habitación según un reciente estudio de la Comisión Europea (Riesgos y seguridad en internet: la perspectiva de los menores europeos), en el que han participado más de 23.000 chicos y chicas usuarios de internet de 23 países europeos.

Los especialistas se sorprenden al comprobar cómo no se aplican en la práctica las medidas de sentido común que pueden contribuir a minimizar los riesgos de Internet, aparte de los innegables beneficios que comporta.

Jesús de la Gándara, jefe de la Unidad de Psiquiatría del Complejo Asistencial de Burgos, defiende que es un error atribuir la falta de control y comunicación parental, materializada en el denominado síndrome de la puerta cerrada, al uso de las nuevas tecnologías. “No podemos echar la culpa a Internet. El niño que se pasa las horas solo en su habitación navegando o jugando on line ¿por qué lo hace?”, se pregunta.

En su opinión, lo importante es que “los sanitarios, los padres, estén al tanto de lo que le ocurre a los niños para que se puedan detectar cuanto antes comportamientos peligrosos, porque el uso inadecuado, excesivo y problemático de internet suele ir asociado a patrones patológicos de depresión, fobias, aislamiento”. A finales de los 90 se detectaron los primeros casos de hikikomori en Japón: jóvenes varones veinteañeros habían hecho de la habitación su mundo, del que apenas salían para comer, ante la mirada atónita de unos padres a los que casi no dirigían la palabra y con la única compañía de un ordenador.

La encuesta de la Comisión Europea revela que hasta el 41% de los menores españoles de 11 a 16 años afirma “haber experimentado una o más formas de uso excesivo de internet.

Para Jorge Flores Fernández, fundador de Pantallas Amigas —una iniciativa para la promoción del uso seguro de las nuevas tecnologías en la infancia y la adolescencia— los padres han accedido a instalar el ordenador en la habitación principalmente por dejadez:

“A día de hoy no han tomado conciencia clara de lo que esto significa, de los riesgos que conlleva no saber qué uso hacen los chavales del ordenador, de las horas que pasan frente a él, de cómo poco a poco la comunicación entre ellos se va enfriando. ¡Ya es complicado mantener una buena comunicación con los adolescentes cómo para encima poner tabiques de por medio!”

Flores siente un cierto desánimo al comprobar cómo cae en saco roto el mensaje que desde hace años lanzan distintos organismos pidiendo a los padres que instalen los ordenadores en las zonas comunes y no en las habitaciones de los niños.

“Algunos adultos creen que poner el ordenador en una zona común es una invasión de la intimidad, cosa completamente falsa. El que esté en el salón no implica que se miren los correos: es más una función de normalización de la vida digital. Además, es la mejor manera de compartir esa vida digital, en la que tantas lagunas tenemos los adultos frente a una generación que ha nacido en ella”.

E insiste en que supervisar la relación de ese hijo con el ordenador no tiene nada que ver con controlar. “Los padres deben establecer una dieta digital, es decir, indicar por ejemplo cuándo y cuánto se puede utilizar el ordenador, al igual que lo hacen con la comida o con el dinero, o con cualquier otra cuestión doméstica”.

Los expertos insisten en la necesidad de que los padres hagan el esfuerzo de incorporarse a las nuevas tecnologías como un elemento de conexión con los menores. Las consecuencias de no hacerlo son muy negativas para la relación, la incomunicación y a la integración, en lo que el sociólogo Javier Elzo denomina, familia nominal, modelo mayoritario en la sociedad española (42%). Se trata de una familia en la que las relaciones de padres e hijos pueden ser calificadas, con absoluta propiedad, como de coexistencia pacífica más que de convivencia participativa, ya que se comunican poco. Los padres están, en gran medida, cohibidos, desimplicados, sin que aborden con una mínima profundidad lo que requieren sus hijos. Una familia que no refiere conflictos en su seno, no tanto porque no los haya sino porque ha decidido no enfrentarse, no enterarse de los problemas.

Carles Feixa, doctor en Antropología Social, ya en el 2005 advertía de que se había reducido el contacto entre hijos y padres. Según él “la transición hacia la sociedad de la información hace por primera vez teóricamente posible tener una vida material y social sin salir de la propia habitación. Pero pero no todos los adolescentes se encierran en ella para evitar vivir en familia. Que lo hagan o no, depende de los padres y madres.”

Feixa afirmaba que en 2005 el fenómeno patológico de los hikikomoris ya había llegado a España, aunque matizaba que el contexto social y cultural era distinto. Para él es preocupante que el adelanto en la edad de acceso a Internet no está siendo acompañado por un adelanto en la formación de los menores para el uso crítico de las TIC: “Los jóvenes tienen muchos conocimientos de internet, pero a menudo no tienen conciencia de su ignorancia; saben cómo navegar pero no hacia dónde hacerlo.” Feixa proponía reconvertir las antiguas salas de estar en ciberespacios domésticos comunes, donde la familia se conecta junta aunque no revuelta al mundo digital y comparte ciertas actividades online de manera intermitente.

Fuente: La Vanguardia

twitter facebook Google Google Buzz Netvibes LinkedIn Menéame Latafanera Aupatu Debulla Enchílame Digg it del.icio.us Stumble It! Barrapunto Technorati Fresqui Blinkslist furl ma.gnolia simpy newsvine reddit fark TailRank


Deja un comentario

El 4% de los internautas españoles entre 9 y 16 años sufre ciberbullying

Según los hallazgos de una nueva encuesta de la red EU Kids Online, financiada por la Comisión Europea a través de su Safer Internet Programme, ser acosada/o online por medio de mensajes desagradables o hirientes es el riesgo menos frecuente pero el que más frecuentemente llega a disgustar a los niños

EU Kids online
El estudio se basa en encuestas realizadas en 23 países a más de 23.000 niños y a su madre o su padre, y ha analizado el ciberbullying entre otros riesgos online para los menores.

El 12% de los europeos entre 9 y 16 años dice que se ha sentido molesto o disgustado por algo ocurrido en internet. El 56% de los padres de quienes han sufrido este ciberacoso por otros menores no era consciente de ello.

El 5% de los niños ha recibido mensajes desagradables o dañinos, y el 3% ha enviado mensajes de este tipo a otros. Dos tercios de quienes han recibido mensajes de acoso se sintieron bastante o muy disgustados.

El 19% ha sido víctima de acoso bien online o en la vida real, y el 11% ha acosado a alguien en el último año: parece que el acoso es más frecuente fuera de Internet que online.

La mayoría de los niños que han recibido mensajes desagradables o lesivos a través de internet pidió algún tipo de apoyo en su entorno social mientras que un 20% no dijo nada a nadie. Casi la mitad ha utilizado estrategias online, borrando los mensajes o bloqueando al acosador o acosadora; los niños consideran efectiva esta opción.

En el caso de los jóvenes internautas españoles, el 15% dice que se ha sentido molesto o disgustado por algo ocurrido en Internet. Un 92% de los menores españoles han afirmado que hay cosas en Internet que pueden molestar o disgustar a gente de su misma edad; esta cifra es la más alta de toda Europa. Por contra, únicamente un 6% de los padres creen que sus hijos se han sentido molestos o disgustados por algo que han visto en internet en algún momento.

Un 4% de los menores españoles entre 9 y 16 años afirman haber sufrido bullying online, mientras que la cifra asciende a un 16% cuando se les pregunta si lo han sufrido online u offline.

España está ligeramente por debajo de la media europea en lo que respecta a este riesgo, según las conclusiones del estudio ya que 5% de los menores europeos dicen haber sufrido bullying online, llegando al máximo en Estonia con un 14%.

Un 4% de los padres afirma que sus hijos han sufrido este riesgo. Sin embargo, entre los padres de aquellos menores que realmente han sufrido bullying online, un 67% desconocen que su hijo lo ha sufrido: sólo un 29% contesta afirmativamente y un 5% dice que no sabe.

Fuente: London School of Economics and Political Science – Media and Communications

twitter facebook Google Google Buzz Netvibes LinkedIn Menéame Latafanera Aupatu Debulla Enchílame Digg it del.icio.us Stumble It! Barrapunto Technorati Fresqui Blinkslist furl ma.gnolia simpy newsvine reddit fark TailRank


Deja un comentario

El Gobierno Vasco presenta un protocolo pionero en la lucha contra el ciberbullying

La consejera de Educación del Gobierno Vasco, Isabel Celaá, aprovechó ayer su intervención en el Congreso Internacional Ciudadanía Digital para presentar un protocolo de actuación ante el ciberbullying elaborado por el EMICI.

Según la consejera de Educación, en los últimos tiempos se ha detectado la presencia de ciberbullying en los centros educativos de Euskadi por lo que este protocolo viene a dar respuesta al problema. Celaá también adelantó que en breve se procederá a la firma de un convenio con el Ararteko para realizar diversos materiales en torno al fenómeno del acoso entre menores a través de las nuevas tecnologías.

Del bullyng tradicional se ha pasado al ciberbullying, y tal y como explica Gemma Martínez, miembro de EU Kids Online y parte del equipo que ha elaborado el protocolo de actuación (EMICI), «los medios por los que se transmite hacen que el acoso sea más persistente y que el daño que hace permanezca durante más tiempo». Además, hoy en día con nuevas herramientas digitales como son las redes sociales en Internet o los móviles, un(a) menor acosado/a puede estar siendo molestado las 24 horas del día los 7 días de la semana, con las consecuencias psicológicas que esto puede conllevar.

Aunque el ciberacoso ya tiene incidencia es un fenómeno relativamente nuevo del que, según explica Jorge Flores, director técnico del simposio y responsable de PantallasAmigas, no hay suficiente experiencia. Según Flores «Internet es una herramienta muy grande y potente y con una sola acción se puede hacer mucho daño». Gemma Martínez es de la misma opinión y explica que lo que antes podría ser una simple broma y que «en un día se le olvidaba a todo el mundo, ahora se convierte en un vídeo que sube alguien a Internet y que circula sin control alguno».

Cerca de un 5% de los adolescentes españoles están implicados, como agresores o víctimas, en casos graves de ciberbullying, pero superan el 20% los que están inmersos en episodios moderados o llevan a cabo prácticas de riesgo por el uso inseguro que hacen de Internet. El problema afecta principalmente a menores de entre 12 y 17 años.

Son datos aportados por la profesora de Psicología de la Universidad de Córdoba Rosario del Rey, miembro del LAECOVI y del EMICI.

Esta experta ha sido la encargada de presentar dentro del I Congreso Internacional de Ciudadanía Digital, el primer protocolo de actuación e intervención escolar ante el ciberbullying.

El documento ofrece orientaciones y recursos de ayuda para que profesores y padres puedan saber si los menores están implicados en casos de acoso a través de la Red, cómo verificar las sospechas y, en último término, las medidas que adoptar.

El protocolo incluye una lista de indicadores sobre el comportamiento de los chavales que pueden dar la alerta necesaria para detectarlo, ha señalado Del Rey.

El documento ofrece para ello abundante información sobre cómo recabar pruebas, lo que dependerá, ha indicado la experta, de la tecnología y la vía que se esté usando. «No es lo mismo un ‘ciberbullying’ a través del correo electrónico, que dentro de una web o por medio de vídeojuegos». Por ello el protocolo propone la utilización de programas específicos que ayudan a grabar lo que está sucediendo en el entorno virtual.

La profesora Del Rey ha incidido en que a veces los menores no tienen conciencia de lo que hacen. «Creen que están actuando en un entorno privado, una red de amigos y no saben que esa información se puede compartir y manipular».

El protocolo presentado hoy en San Sebastián, desarrollado de forma multidisciplinar por expertos en Derecho, Psicología, Pedagogía y Sociología, es de tipo preliminar, por lo que a partir de ahora será testado en algunas escuelas del País Vasco, dada la implicación directa del departamento de Educación del ejecutivo de Vitoria.

Tras analizar su funcionamiento y perfeccionarlo, será previsiblemente extendido en el futuro al resto de comunidades autónomas.

Fuentes: Congreso Ciudadanía Digital y EFE
twitter facebook Google Google Buzz Netvibes LinkedIn Menéame Latafanera Aupatu Chuza Enchílame Digg it del.icio.us Stumble It! Barrapunto Technorati Fresqui Blinkslist furl ma.gnolia simpy newsvine reddit fark TailRank


Deja un comentario

Ciberbullying y grooming, riesgos para los más pequeños en las redes sociales

El 42% de los niños europeos de seis años está en alguna red social, pese a tener prohibida la entrada a menores de 14 años, según los datos del Eurobarómetro.

Los expertos alertan de los importantes riesgos que se esconden tras estos populares webs cuyo uso ha crecido un 35% en Europa en el último año. “Hicimos un análisis y el mayor problema es el ciberacoso o acoso entre iguales, crean rumores sobre alguien, hay amenazas e insultos. Después, el acoso sexual por parte de adultos y por último la existencia de contenidos inapropiados de sexo o violencia”, ha dicho Christine Kormann, directora del área de sociedad de la información de la Comisión Europea, quien además ha destacado que “los niños colocan información sensible, como fotos, su teléfono o información sobre la situación económica de sus familias sin darse cuenta”.

La edad de acceso a las redes sociales está bajando. Tuenti, la red social online más popular en España entre los más jóvenes, tomó este año una medida tras la petición de la Agencia Española de Protección de Datos. Lo menores deben acreditar, mediante el envío del DNI en 92 horas, su edad. Este medida ha sido reconocida como de las más efectivas por el director de la Agencia Española de Privacidad de Datos, Artemi Rallo, quien ha exigido que las demás sigan ese ejemplo.

My Space ha creado una guía específica para los menores y un servicio para padres preocupados, además de poner todos esos perfiles en configuración privada por omisión. Estados Unidos tiene una ley específica de protección del menor en Internet que, por ejemplo, obliga a que los padres envíen una autorización firmada por correo o den los datos de su tarjeta de crédito para registrarse en las páginas. También prohíbe que a los menores se les solicite su teléfono o su dirección.

Fuente: El País