Ciberconvivencia

Noticias sobre la convivencia entre internautas


Deja un comentario

Ciberconvivencia y educación en la era digital

Educación conectada: la escuela en tiempos de redes

En poco menos de un mes comenzará el curso “Educación conectada: la escuela en tiempos de redes” organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo con el apoyo del INTEF del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. El curso se celebrará del 2 al 6 de septiembre en A Coruña y tengo la suerte de exponer en el mismo al lado de grandes maestros y profesionales como @vcuevas, @tiscar, @loretahur, @yalocin, @c_magro, @balhisay, @juleniturbe, @idocente o @jsmartos. El verano no ha hecho más que empezar pero ante tal plantel de ponentes, más de uno estará deseoso de que llegue septiembre y saborear los últimos coletazos estivales en un curso que ahondará en la necesidad de educar rodeado de todas las nuevas tecnologías que en muchos casos, han entrado en el aula de la mano del propio alumnado.

En una época donde casi todos nuestros alumnos han nacido en el siglo XXI, nosotros, los profesores del siglo XX, debemos perder el miedo y descartar algunas metodologías del siglo XIX para poder aprender a integrar y convivir con las redes sociales y las TIC en el aula; los llamados nativos digitales acabarán siendo huérfanos digitales si no conseguimos adaptarnos a unas tecnologías que después de varias décadas, han demostrado que han llegado para quedarse.

Con este panorama, no cabe duda que profesorado y alumnado se encuentran enfrentados en una batalla que no tiene por qué tener perdedores, y que no es más que síntoma de un cambio que lleva tiempo resistiéndose y que parece por fin va a ocurrir. Un cambio que hará que las aulas pasen de ser un lugar limitado por cuatro paredes a un espacio donde el proceso educativo no tendrá limitaciones geográficas y temporales:.el límite lo pondrá la imaginación de quienes lo habiten.

Prevencion y convivencia

La realidad es que los más pequeños no separan tanto entre lo digital y lo físico, ya que viven, crecen y aprenden tanto dentro como fuera de la red sin diferenciar las relaciones que en un contexto u otro realizan: las personas no dejan de ser personas por estar detrás de una pantalla, por lo que es necesario trabajar la convivencia en la red para evitar conflictos y riesgos derivados de su uso. Conocer bien cada tecnología y cómo se vive en ella es, por tanto, condición sine qua non para evitar riesgos y afrontar los retos que este nuevo espacio de convivencia ha traído.

La escuela hace tiempo ha dejado de ser un edificio y a día de hoy es posible llevársela en el bolsillo. Es por ello que conocer bien lo que ocurre dentro y fuera de la escuela, y dentro y fuera de la red, ayudará no solo a resolver conflictos cuando los haya, sino que también permitirá aprovechar el potencial que las redes y las TIC nos proporcionan.

Conocer cómo hacer un buen uso de las redes y la importancia de educar a través de las mismas, evitará que tengamos huérfanos digitales, y que nosotros nos convirtamos en hermitaños analógicos. En un mundo que cada vez apuesta más por la digitalización e integración con la tecnología, mejorando la calidad de sus servicios, procesos y espacios de socialización y entretenimiento, sorprende que en el entorno en el cual se educan las nuevas generaciones no se quieran aprovechar los beneficios de algunos de estos avances tecnológicos. Los adultos tendemos a demonizar y prohibir aquello que desconocemos y no sabemos controlar. Sin embargo, perderle el miedo al cambio y motivarse para aprender y mejorar son la única forma de aceptar una nueva realidad que nos conecta como nunca con nuestro entorno.

Si las redes sociales, los teléfonos móviles y los videojuegos son tan atractivos para los estudiantes, y se ha demostrado que son tecnologías que pueden utilizarse en el aula con fines educativos, tan solo falta motivar y acompañar al profesorado para que se unan a la promoción de nuevas competencias para una sociedad cada vez más conectada.

Nos encontramos ante un mundo cada vez más rico en posibilidades, y sin embargo hemos dejado que los nativos digitales apliquen la ley del mínimo esfuerzo, conformándose con resultados cada vez más pobres que aparentemente servían para cumplir con la papeleta. Si queremos que los estudiantes se esfuercen, habrá que aprender a utilizar y aprovechar las redes y las TIC para poder guiar y evaluar a los alumnos a lo largo del proceso educativo.

No sabemos cuál será el mundo ante el que nos enfrentaremos de aquí a una década, ni cuáles serán los papeles que desempeñarán nuestra futura ciudadanía, pero sabemos que requerirán unas competencias digitales que pasarán por comprender el ciberespacio y las TIC como medio y forma que posibilitará otras formas de aprender.

Anuncios


4 comentarios

Uno de cada 4 alumnos de ESO sufre insultos en la Web

Casi una cuarta parte del alumnado de Educación Secundaria, un 23,5%, ha sido insultado a través de páginas web, por lo menos “una o dos veces”. Ése porcentaje es preocupante, pero aún lo es más ese 6,6% de jóvenes que es insultado “una vez cada semana” o “varias veces a la semana”.

  • El 7,7% ha sufrido burlas mediante el móvil.
  • El 10,5% ha visto su identidad suplantada en chats.
  • El 7,3% ha sido amenazado mediante el MSN messenger.
  • El 1,2% ha sufrido la divulgación por email de vídeos comprometidos suyos.
  • El 6,6% se ha encontrado con fotos indiscretas suyas publicadas en la WWW sin su permiso.
  • El 7,4% ha sufrido rumores y falsedades difundidas sobre él en las redes sociales online.

Esos son algunos de los datos provisionales que se incluyen en un completo informe que el equipo de investigación Educació i Ciutadania de la Universitat mallorquina está aún ultimando y para el que se han entrevistado a 1.826 adolescentes de entre 13 y 16 años.

Fuente: Diario de Mallorca


Deja un comentario

El ciberbullying se instala en la educación secundaria de Baleares

Según se extrae del informe que el equipo de investigación Educació i Ciutadania de la Universitat está aún ultimando y para el que se han entrevistado a 1.826 adolescentes de entre 13 y 16 años, un 23,5% del alumnado de Educación Secundaria en Baleares ha sido insultado en Internet, por lo menos “una o dos veces”. Un 6,6% de jóvenes es insultado “una vez cada semana” o “varias veces a la semana”.

Jaume Sureda, uno de los integrantes del equipo junto a Rubén Comas y Mercè Morey, insiste en resaltar el carácter provisional de las cifras. Explica que hace apenas un año se creía que en la ecuación “menores y nuevas tecnologías”, eran los contenidos la principal amenaza. Desde hace un año, apunta el catedrático del departamento de Pedagogía Aplicada y Psicología de la Educación, la literatura científica escrita al respecto ha descubierto que el peligro radica más en cómo configuren los menores sus relaciones con iguales en la red.

Chats y MSN

De esta forma, el equipo está constatando que los chats y el MSN o Messenger (chat con los contactos de la cuenta de correo electrónico) son los entornos más peligrosos. Así, resulta significativo por ejemplo que el 23,7% de los jóvenes haya contestado que ha sido insultado alguna vez a través del MSN y que al 1,6% se le insulte por lo menos una vez a la semana.

Por otro lado, un 10,5% afirmó que se le había suplantado la identidad en el chat, porcentaje que se eleva hasta el 23,4% al hablar del Messenger. Las amenazas también son más frecuentes en estos sitios de mensajería instantánea que en otros entornos de la red. Las burlas sin embargo son más habituales en las redes sociales.

El teléfono móvil y el correo electrónico son, con un 2,3 y un 1,2% de afectados respectivamente, los soportes preferidos para difundir vídeos comprometidos de los compañeros , mientras que para divulgar fotos indiscretas sin permiso se suele recurrir a la web (un 6,6% de los alumnos respondió que le había sucedido una o dos veces).
Aunque aún es pronto para lanzar según qué conclusiones, algunos de estos datos parece que confirman ciertas tendencias, como por ejemplo que el ciberacoso es un fenómeno que se da de una forma mucho más acentuada entre los varones que entre las féminas.

Otra primera impresión es la relación entre el autoconcepto de cada estudiante y su frecuencia como víctimas. Aquellos que tienen peor imagen de sí mismos como estudiantes, son los que aparecen más veces como víctimas de estas nuevas formas de intimidación. Una tercera conclusión es que el lugar de nacimiento de los alumnos no tiene relación.
El mismo grupo presentó el pasado abril otro estudio sobre el uso que los menores hacen de las nuevas tecnologías. Entre otras cosas, destacaba que más de la mitad de los jóvenes de hasta 16 años declaró que nunca navegaba acompañado por sus padres ni tenía ningún tipo de control.

Fuente: diariodemallorca.es